Buscar este blog

lunes, 11 de julio de 2011

La visita de un grande llamado Cristóbal Soria

Dicen que el día puede dar muchos giros... Pues es verdad. Les explico: La comida en la mesa y... una llamada telefónica. En la pantalla de mi móvil se podía leer:"Cristóbal Soria". Saben que nos une una amistad a distancia desde hace meses porque lo he contado aquí. Descuelgo y me cuenta que quiere mandarme unas fotos en papel porque es muy torpe escaneando. Me pide que le dé mi dirección completa. Pues nada, se la doy. Seguimos hablando tan normal. Me pregunta por mi salud (nada grave, un problema de fiebre varios días atrás que no cesaba y se lo había comentado un tanto desesperada). Le explico que sigo igual, pero que con un antitérmico se me baja y lo he tomado antes de que sonara el teléfono. "Bueno, perfecto", me contesta. Le pregunto que cómo le va y qué hace. Me cuenta que está en Rota. Todo lo que me cuente él, yo me lo creo. Pues nada, señores, que Cristóbal Soria está en Rota, concretamente en la playa a punto de bajarse a darse un remojón. O eso me ha contado y yo me lo he creído. Diez minutos después, suena el timbre. "¿Quién será a estas horas?Alguien que se ha equivocado, seguro", pienso mientras devoro la comida. Mi padre, que ha ido corriendo a abrir, ve a dos señores en la puerta, uno de ellos vestido de sport. Le dice por lo bajo a mi padre su nombre y mi padre lo hace pasar. "Preguntan por ti por aquí", me dice. Giro a la izquierda y allí que veo a Cristóbal Soria y al señor que ha venido con él, Darío. Me quedo de piedra y sólo acierto a gritar:"¡¡¡CRISTÓBAL SORIA, qué alegría!!!!¿Cómo estás?". Dos besos, un abrazo gigante y unas ganas de llorar de alegría inmensas. "Vengo de Ronda y he pensado en darte esta sorpresa. ¿Qué me dices?", pregunta. "¡¡¡Eres genial!!!", contesto. Veo que lleva un traje en la mano. Me explica que fue el que lució en el Espanyol-Sevilla y que quiere que yo lo guarde. Además, la corbata que me regala es ni más ni menos que LA QUE LUCIÓ EN LOS TÍTULOS. ¡¡¡Impresionante!!! Me ha contado que ahora el Sevilla no será su profesión, pero sí su pasión y que seguirá yendo al estadio como un seguidor más, aunque será diferente por el hecho de haber estado tanto año en el banquillo de nuestro Sevilla. Le he preguntado por una curiosa anécdota: En el partido contra el Espanyol jugado en el Cornellà-El Prat de la temporada 09-10, Navas se lesionó. De repente, se ve a Cristóbal diciéndole al fisioterapeuta:"¡Dile al niño que tiene 4 tarjetas!¡Que no lo cambio hasta que no le saquen la quinta!¡Niño,niño!". Su respuesta ha sido reírse y contarme que claro que se acordaba. He aprovechado para preguntarle por el derbi de la jornada 1. Según él, nos lo llevamos seguro. Le he preguntado por ese tipo de partidos y los problemas que suele haber en ellos. Me he acordado del calvito que le pellizcó la cara y de las otras artimañas tramadas por el otro equipo de la ciudad la noche del botellazo y he rematado el tema con un:"Mientras no se líe de nuevo...". Nos lo hemos pasado en grande, la verdad. Aquí dejo fotos del encuentro con sus comentarios correspondientes:


Primera foto:Perdonen que salga de esa guisa, pero estaba comentando algo y salí así...


Segunda foto:Yo seguía comentando algo con Cristóbal...


Tercera foto: El último traje que lució en un campo de fútbol.


Cuarta foto:Para quien tenga dudas, el bolsillo interior de la chaqueta del traje nos dice quién lo llevó.


Quinta foto: El interior de la chaqueta nos dice de qué equipo es Cristóbal, por si aún hay alguien que duda.


Sexta foto: Tarjeta de sustitución de jugadores encontrada en uno de los bolsillos de la chaqueta.

Por supuesto, la despedida no podía ser otra que:"Muchas gracias por venir y alegrarme el día y la vida entera así. Aquí estoy para lo que quieras, Cristóbal". Él se ha emocionado un poco (se le nota mucho cuando se emociona) y me ha dado las gracias por el rato tan agradable que hemos pasado antes de partir rumbo a Elche.

¡¡¡QUÉ GRANDE ERES, CRISTÓBAL!!!


18 comentarios:

  1. Marina veo que te has llevado un sorpresón con esta pedazo de visita que te ha hecho Cristobal,para que veas que aqui casi siempre se cumplen los sueños,que digo casi siempre,aqui los sueños se cumplen,un beso desde la Puebla del rio.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, Papi!!! Ha sido increíble, sí. Porque los sueños se cumplen...

    ResponderEliminar
  3. Pues enhorabuena a ti por el dia que has pasado y a Cristobal por el detallazo; hay que reconocerselo.
    Un beso Marina

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias, Santi. La grandeza de Cristóbal es innegable.

    ResponderEliminar
  5. La sorpresa nos la hemos llevado todos en la familia. El detalle ha sido enorme, tanto que no dábamos crédito, y hemos ido reaccionando cuando ya se había ido, poquito a poquito. Muy grande este hombre desde luego...

    ResponderEliminar
  6. Ya te digo, Vero... GRANDE con mayúsculas!!!!!

    ResponderEliminar
  7. QUERIDA MARINA,
    CONOZCO A CRISTOBAL Y ME HONRA PODER CONSIDERARME SU AMIGO Y PODER DECIR DE EL QUE ES UN CABALLERO CON UN CORAZON ENORME. UN CHAVAL CORRECTO, EDUCADO Y SEVILLISTA DE CORAZON.POR ESO NO ME EXTRAÑA TE HAYA DADO ESA SORPRESA.EN FIN...CRISTOBAL SORIA UN GRANDE.
    BESOS

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Giulio. Hoy me siento más sevillista que nunca. Cristóbal me ha transmitido ese sentimiento más aún.

    ResponderEliminar
  9. JMR, tienes toda la razón. Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  10. Desde Ubrique pudimos comprobar lo grande que es Cristobal,algún día lo volveremos a ver por la banda del Pizjuan,de la mano de Joaquin Caparros,por lo menos ese es mi sueño y no olvidemos que los sueños se cumplen.Un fuerte abrazo.Paco leon

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu comentario, Paco. La verdad es que estuvimos hablando del homenaje en Ubrique y sólo tenía buenas palabras.

    ResponderEliminar
  12. Mi niña menuda sorpresa,una gran sevillista una gran persona con otra gran sevillista y maravillosa persona, te lo mereces Marina, por vivir tu sevillismo desde lejos y Cristol como se ha desmostrado ser un Crack,millones de besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Carmen. Fue un día maravilloso que siempre recordaré.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, Marina, una tremenda alegría y sorpresa. Sin duda algo inolvidable. Te lo mereces y Cristóbal ha demostrado ser todo un señor y un buen amigo. Un beso

    ResponderEliminar