Buscar este blog

sábado, 25 de febrero de 2017

¡Oh, capitán, mi capitán! (1-2)

Sampaoli ha alineado a Sergio Rico, Pablo Sarabia, Mercado, Nico Pareja, Rami, Escudero, N’Zonzi, Nasri, Vázquez, Vitolo y Jovetic.

Les dejo el resumen de la web oficial:

Algún día Don Vicente Iborra de la Fuente, siempre con el don por delante, se marchará de Nervión y entonces tal vez se valore en su justa medida, con la debida perspectiva que ofrece el paso del tiempo, lo muchísimo que aporta y ha aportado este jugador al Sevilla FC. El valenciano, imprescindible para explicar el espíritu indomable del equipo que capitanea, fue clave saliendo desde el banquillo para darle la vuelta a un derbi que parecía perdido al descanso. Una vez más el Sevilla demostró que cuando está en un terreno de juego nunca se le puede dar por muerto, incluso cuando parece que lo esta como en la primera parte. Sin embargo, sobró con un segundo tiempo donde el equipo además de sus virtudes futbolísticas expuso su enorme amor propio.

Vicente Iborra no necesita tener asegurada la titularidad para ser el auténtico líder de un equipo que encuentra en sus 190 centímetros su propio corazón y gallardía. Este sábado en Heliópolis quedó patente de nuevo el tremendo influjo del capitán hacia sus compañeros. Al descanso el Sevilla perdía de forma timorata por 1-0, pero en la reanudación, ya con Iborra en el terreno de juego, el partido viró por completo y lo que parecía una tarde nefasta se convirtió en una exhibición de orgullo que deparó otro triunfo en un derbi que reafirma la hegemonía sevillista en el fútbol de la ciudad.

Quizá sea reducir demasiado el análisis del choque a la jerarquía de Vicente Iborra dentro del campo como factor decisivo, pero tampoco se estaría exagerando. Después de una primera parte para olvidar, en la que el Betis se impuso claramente por intensidad y se fue al descanso ganando 1-0, pudiendo haber hecho alguno más, el Sevilla cambió por completo en la reanudaciónSampaoli cambió el dibujo, pasando de tres centrales y dos carrileros largos a una defensa de cuatro, entrando Iborra y Ben Yedder por Franco Vázquez y Sarabia. El partido fue otro.

El Sevilla, que en el primer acto fue una verdadera calamidad, tomó el mando al fin, comenzó a imponerse en los lances y balones divididos y a poco que enseñó los dientes le metió el miedo en el cuerpo a un Betis que nada pudo hacer para contener el vendaval. Las llegadas fueron cayendo de forma progresiva, pero fue a balón parado donde los nervionenses desequilibraron el choque. Dos faltas botadas por Nasri acabaron en goles de Mercado, tras remachar en dos tiempos un cabezazo de Iborra que desvió Adán, e Iborra. Iborra, el capitán, el enorme capitán, se convertía en el jugador crucial de la cita y cuando celebraba el gol del triunfo se señalaba el escudo que pocos como él defienden con semejante bizarría.

El Sevilla terminó muy cómodo e incluso pudo agrandar la ventaja. El Real Betis, cariacontencido, no logró reengancharse al partido. Los nervionenses impusieron hasta el final su autoridad de equipo grande y tirando del oficio que les sobra no dieron vida a un derbi que se acabaron apuntando sin sufrir mas de la cuenta. Al Sevilla le valió con una segunda parte de alto voltaje, en la que sin brillar con su mejor fútbol, impuso su jerarquía para apuntarse un triunfo que además le iguala a puntos con el primer clasificado.

Veamos el acta:

(12) Ben Yedder , Wissam

45
en sustitución del jugador
(17) Sarabia Garcia, Pablo
(8) Iborra De La Fuente, Vicente 45
en sustitución del jugador
(22) Damian Vaquez, Franco
(11) Correa , Carlos Joaquin 83
en sustitución del jugador
(16) Jovetic , Stevan

(56') Mercado , Gabriel Ivan

Gol
(75') Iborra De La Fuente, Vicente Gol

(35') Nzonzi , Steven

Amarilla
(42') Sarabia Garcia, Pablo Amarilla
(89') Pareja , Nicolas Martin Amarilla



+ En el minuto 35 el jugador (15) Nzonzi , Steven fue amonestado por el siguiente motivo: Derribar a un contrario en la disputa del balón

+ En el minuto 42 el jugador (17) Sarabia Garcia, Pablo fue amonestado por el siguiente motivo: Golpear con su brazo a un adversario de forma temeraria en la disputa de un balón aéreo.

+ En el minuto 89 el jugador (21) Pareja , Nicolas Martin fue amonestado por el siguiente motivo: Retrasar la puesta en juego del balón, con ánimo de perder tiempo

Los tres jugadores amonestados no estarán contra el Athletic el jueves a las 21:30.

viernes, 24 de febrero de 2017

18 para visitar al vecino

Los elegidos por Sampaoli son: Rico, Soria, Mariano, Carriço, Rami, Mercado, Pareja, Escudero, Kranevitter, Iborra, Nzonzi, Nasri, Sarabia, Vitolo, Vázquez, Correa, Ben Yedder y Jovetic.

Buen partido (2-1)

Sampaoli alineó de inicio a Sergio Rico, Mariano, Lenglet, Rami, Escudero, N’Zonzi, Nasri, Pablo Sarabia, Correa, Vitolo y Jovetic.

Les dejo el resumen de la web oficial:

Victoria merecida, pero con un punto de amargura la lograda por el Sevilla FC ante el Leicester en el primer asalto por un billete para los cuartos de final de la Liga de Campeones. El Sevilla jugó un partido redondo, acaparó más del setenta por ciento de la posesión, disparó 17 veces, 7 de ellas entre los tres palos, puso 25 centros al área y hasta marró un penalti… Lo hizo todo, en definitiva, para ganar de forma holgada e incluso sentenciar la eliminatoria, pero cuando todo apuntaba a una noche feliz en el minuto 73 Jamie Vardy hizo buena una de las contadas ocasiones del Leicester –sólo tiró dos veces a puerta- y heló el entusiasmo de un Sevilla que veía como una eliminatoria encarrilada quedaba totalmente abierta para el partido de vuelta.

Como es habitual nadie acertó en las previas con el once de Jorge Sampaoli. La gran duda, sobre el papel, es si Sampaoli alineaba a dos delanteros o prescindía de Ben Yedder y colocaba a Iborra en la medular junto a Nzonzi. No jugó ni uno ni otro, sino Correa y Sarabia, sentando este último al Mudo Vázquez. La jugada le salió redonda al técnico, pues las dos sorpresas en el once fueron los que hicieron los goles nervionenses y pusieron en suerte un partido que por momentos estuvo muy cerca del 3-0 y que sin embargo se acabó afeando con una acción aislada del Leicester.

El Sevilla ganó y ganó bien. Salió al campo con mucha paciencia ante un Leicester completamente encerrado. Los nervionenses se armaron de perseverancia y asegurando mucho el pase no tardaron en generar peligro. Muy pronto tuvo su primera gran oportunidad, después de que Correa fuera derribado dentro del área por Morgan. Penalti claro que el argentino pidió para sí, pero que Schemeichel detuvo, en una de las muchas intervenciones de alto nivel que protagonizaría a lo largo del encuentro.

Lejos de caerse del partido por el fallo del penalti, el Sevilla continuó dominando con rotundidad el choque y poniéndose de gol con facilidad, sobre todo intentándolo desde la frontal. Escudero y Correa pusieron a prueba de nuevo Schemeichel, que respondió con buenas estiradas, pero que sin embargo no pudo hacer nada ante un cabezazo cruzado de Pablo Sarabia que culminó una sensacional jugada de equipo en la que participaron Nasri, Vitolo y Escudero, que fue quien la puso al área.

Con ventaja en el marcador y el Leicester sin salir de su campo el Sevilla rozó el segundo, sobre todo Jovetic, aunque Schemeichel brillaba con luz propia y sólo su buen hacer impedía una ventaja mayor al descanso. En la reanudación el Sevilla mantuvo la tensión y las ocasiones no tardaron en sucederse hasta que Correa hizo el 2-0, después de una contra en la que Jovetic hizo de un balón largo una asistencia de oro para el argentino. El propio Jovetic tuvo el tercero, después de otra excelsa jugada colectiva, pero el montenegrino en vez de definir a puerta puso un pase de la muerte al que no llegó nadie. Ahí pudo haber estado la eliminatoria, porque el Leicester cinco minutos después, aprovechando una llegada por la derecha de Drinkwater acabó con gol de Vardy. Como se suele decir en términos futbolísticos, un auténtico jarro de agua fría.

Con quince minutos por delante el Sevilla buscó ampliar el resultado, pero nada fue lo mismo después del gol de Vardy. Faltó profundidad y precisión en los últimos pases, aunque incluso así los nervionenses tuvieron ocasiones, fundamentalmente Rami con un cabezazo que estrelló al larguero. El Sevilla acabó el partido volcado en el área de Schemeichel, pero la suerte ya estaba echada. Suerte, tal vez eso, es lo que le faltó hoy al conjunto de Jorge Sampaoli, que completó un partido enorme, con un juego que por momentos superó la excelencia, pero que se empañó con una acción fatal que lo deja todo abierto para la vuelta. El Sevilla fue mucho más superior en el campo que en el marcador, pero se impuso en ambas facetas y eso es lo que debe impulsar al conjunto sevillista para cerrar el pase a cuartos en el King Power Stadium.