Buscar este blog

Cargando...

martes, 17 de enero de 2017

¡Seguimos ahí arriba! (2-1)

Sampaoli alineó de inicio a Sergio Rico, Mariano, Nico Pareja, Rami, Escudero, Vitolo, N´Zonzi, Iborra, Vázquez, Nasri y Ben Yedder.

Aún estoy que no puedo ni hablar, así que les dejo el resumen de la web oficial:

Que el Sevilla FC es capaz de todo y que jamás hay que darlo por muerto, incluso aunque pueda parecerlo, es un hecho, pero siempre viene bien recordarlo, como hizo este domingo el conjunto de Jorge Sampaoli. El Madrid ganaba 0-1, con gol de penalti de Cristiano Ronaldo. El Sevilla sufría, quería y no podía, pero todo se inflamó cuando Sergio Ramos en propia puerta puso las tablas en el marcador, desatando la proeza de los locales. El Sevilla se lanzó con alma a por un partido que se puso para él y Jovetic lo abrochó en pleno descuento con un disparo desde la frontal que empujó todo un Sánchez-Pizjuán volcado con sus jugadores, hoy también guerreros y protagonistas de un apasionante arrebato de cólera celestial.

La victoria sabe a gloria porque una vez más el Sevilla FC demostró que está hecho de una pasta muy especial, un equipo que no se arruga y que incluso cuando pintan bastos y no le sale nada jamás deja de intentarlo. Esa constancia, ese creer incondicional, es lo que le llevó a derrotar a un Madrid que llegaba a Nervión después de 40 partidos sin caer. Los merengues, con ventaja en el marcador tras un partido muy luchado e igualado, parecían vivir una nueva noche de vino y rosas, dejando pasar los minutos y contemplando como el Sevilla una y otra vez se daba de bruces contra su entramado defensivo. Pero en el minuto 85 una falta de Marcelo sobre Mariano en la banda derecha desencadenó el vendaval. Sarabia la puso cerradita al área y Sergio Ramos batió a su compañero Keylor Navas.

El fútbol, como la vida, guarda momentos mágicos y hoy tocaba vivir uno de ellos. El empate desató un auténtica avalancha. El Sevilla, contagiado en cada poro de su piel por la locura del ambiente, se creció, creyó en la machada y arrolló a un Madrid que se derrumbó literalmente. Vietto saltó al campo por Ben Yedder. Era el todo por el todo. La comunión de los jugadores con la hinchada dio el toque final al hechizo. El corazón del Sevilla latía demasiado fuerte para que Madrid no se dejara arrastrar por el ciclón que se generó en Nervión cuando la noche parecía mansa para el líder. El encanto de Nervión, la mística del Sánchez-Pizjuán, desbarató el guión y Stevan Jovetic, que desde que salió puso en aprietos a los madridistas, firmó la hazaña desde la frontal. Y entonces se vivió la apoteosis, y el fútbol dio al Sevilla lo que el Sevilla bien mereció durante gran parte del choque.

Todo lo que ocurrió antes poco importa, porque lo mejor, lo que desencadenó el ardor más bello y puro en clave sevillista, transcurrió en apenas diez minutos. Por resumir,el partido fue mayormente de un dominio inoperante de los nervionenses, que difícilmente podían desarmar la defensa de cinco que plantó Zinedine Zidane . En el primer tiempo hubo poco más que emoción, con los de Sampaoli al mando, pero sin encontrar la profundidad adecuada para hacer daño. Las intenciones se dejaron ver más en la segunda mitad, discurriendo el choque, sin embargo, por una marcada igualdad hasta que un penalti de Sergio Rico puso al Madrid por delante. Ahí parecía que el partido estaba perdido. Por momentos sólo los once que estaban en el campo, y Sampaoli con sus acertados cambios, sacando a Jovetic y Sarabia, creían que la noche podía dejar algo bueno. Pero la perseverancia, aún cuando casi nada salía, acabó dando sus frutos y una vez prendida la chispa con la providencial falta de Sarabia se desató el amor propio de un Sevilla que exhibió esa raza que le da personalidad propia en la élite.

El Sevilla, en definitiva, logró un triunfo vibrante con la constancia y la convicción como principales armas. La fortaleza moral de este equipo volvió a marcar la diferencia. El Madrid llevaba 40 partidos sin perder, ganaba 0-1 a cinco minutos del final… Pero hoy le tocaba jugar en el Sánchez-Pizjuán, y cuando el Sevilla juega en el Sánchez-Pizjuán es un asunto serio, muy, muy serio. El Sevilla siempre cree, el nunca se rinde le pertenece como a nadie. Es Nervión, es la ley del Sevilla FC y al líder no le quedó otra que acatarla.

Veamos el acta:

(16) Jovetic , Stevan

68
en sustitución del jugador
(22) Damian Vaquez, Franco
(17) Sarabia Garcia, Pablo 77
en sustitución del jugador
(8) Iborra De La Fuente, Vicente
(9) Vietto , Luciano Dario 85
en sustitución del jugador
(12) Ben Yedder , Wissam

(89') Jovetic , Stevan Gol
(85') Ramos Garcia, Sergio P.P.



+ En el minuto 31 el jugador (8) Iborra De La Fuente, Vicente fue amonestado por el siguiente motivo: Sujetar a un adversario impidiendo su avance

+ En el minuto 66 el jugador (18) Escudero Palomo, Sergio fue amonestado por el siguiente motivo: Protestar una de mis decisiones.

+ En el minuto 81 el jugador (10) Nasri , Samir fue amonestado por el siguiente motivo: Disputar el balón a un contrario con los pies en forma de "plancha"

Veamos el parte médico emitido ayer:

Vitolo terminó el choque con molestias en los isquiotibiales de la pierna derecha. Esta mañana se le practicó una resonancia magnética, que revela que el jugador sufre un daño muscular grado I-II en los isquiotibiales de la pierna derecha. El canario es baja segura para Pamplona y su vuelta dependerá de la evolución que presente.
Asimismo, Correa sufrió en el partido de Copa ante el Madrid un esguince y una contusión en el tobillo derecho; su tiempo estimado de baja será de dos semanas.

Próximo partido: Visitaremos a Osasuna el domingo a las 12:00.

sábado, 14 de enero de 2017

18 para recibir al Real Madrid

La lista completa la conforman: Sergio Rico, David Soria, Mariano, Lenglet, Rami, Nico Pareja, Mercado, Escudero, Kranevitter, Nzonzi, Iborra, Nasri, Franco Vázquez, Sarabia, Jovetic, Vitolo, Vietto y Ben Yedder.

viernes, 13 de enero de 2017

No pudo ser (3-3)

Sampaoli convocó a estos 18 jugadores: Sergio Rico, David Soria, Kranevitter, Lenglet, Iborra, Vietto, Nasri, Correa, Ben Yedder, Kiyotake, Jovetic, Sarabia, Escudero, Ganso, Vitolo, Nico Pareja, Rami y Mercado.

Alineó de inicio a David Soria, Mercado, Rami, Lenglet, Escudero, Iborra, Kranevitter, Pablo Sarabia, Vietto, Correa y Ben Yedder.

No recuerdo haber vivido un partido con tanta tensión desde los dos títulos disputados (y perdidos) este verano. Les dejo el resumen de la web oficial:

Jorge Sampaoli habló en la previa de buscar el partido, de tener intención y a la vez dignidad, partiendo siempre de la premisa de que el pase a cuartos de final era realmente complicado. El Sevilla, por así decirlo, le debía un respeto a la Copa y a su propia afición después de la primera parte del Santiago Bernabéu y en la noche del jueves los jugadores nervionenses honraron el escudo y la camiseta, metiéndole el miedo en el cuerpo durante gran parte del choque y mereciendo un triunfo que sólo se escapó en el descuento, después de que los merengues remontaran un 3-1 en contra, en parte por la señalización de un riguroso penalti.

El valor de lo hecho por el Sevilla radica fundamentalmente en la capacidad que mostró para engancharse a un partido que bien podía haberse tomado como un trámite. Aun sabiendo que la hazaña era improbable, el equipo salió lanzado, jugando prácticamente con tres hombres arriba, pues Iborra se unía a Ben Yedder y Vietto, hasta el punto de que el argentino durante varias fases del juego bajaba a la medular, donde a Kranevitter le tocaba fajarse casi en solitario. La feroz apuesta atacante nervionense encontró premio pronto con un autogol de Danilo en el minuto 10 que envalentonó aún más a los hombres de Jorge Sampaoli.

El tanto del Sevilla dio paso a una primera mitad trepidante. El Sevilla por momentos creyó que podía acercarse a la heroica y se lanzó en tromba. Hasta cuatro disparos a puerta claros tuvieron los locales, mostrándose especialmente incisivo Ben Yedder, que cada vez que tocaba balón cerca del área armaba la pierna. Sólo las continuas respuestas de Casilla impedían un segundo tanto que los andaluces merecían con creces. El Madrid, no obstante, avisaba a la contra y de hecho el choque llegó al descanso prácticamente roto, ya con Jovetic en el campo por un lesionado Correa.

En la reanudación el Sevilla continuó llevando la iniciativa. Sus ataques eran cada vez más decididos, pero con Nervión entregado no quedaba otra que ir con todo asumiendo los evidentes riesgos que ello conlleva. El Madrid, expectante y sufriendo, aprovechó los espacios y en una buena arrancada de Asensio logró el empate y sentenció el cruce. Con casi toda la segunda parte por delante era lógico pensar en el derrumbe de un Sevilla que nada más encajar el tanto fue aclamado por los suyos, que reconocían explícitamente el enorme esfuerzo de los jugadores sobre el campo.

Sin embargo, el equipo nervionense, lejos de entregarse, apretó todavía más fuerte los dientes y pese a ya saberse eliminado decidió morir matando. Jovetic con una volea matadora puso el 2-1, aprovechando un enorme servicio de Escudero. Nasri por Vietto, y más tarde Vitolo por Mercado saltaron al campo para dar una marcha más al juego ofensivo. El Sevilla terminaba el encuentro prácticamente con dos jugadores atrás, buscando el tercero y rozándolo con ocasiones clarísimas de Ben Yedder o Escudero, hasta que Iborra, a 14 del final, convertía el 3-1 tras el bote de un córner.

La magnanimidad del Sevilla, enorme en todos los sentidos, ponía emoción a la recta final del choque, pero como en la ida un penalti más que dudoso de Kranevitter sobre Casemiro, acabó con gol de los merengues, quedando el sueño de la machada reducido a cenizas. Incluso así, Lenglet se estrelló con el palo en una jugada que pudo suponer el cuarto. Lo lamentarían los hispalenses, porque en el descuento Benzemá logró el empate final cuando todo parecía que el choque iba a acabar en un espléndido triunfo de los de Sampaoli. Ni siquiera hizo falta el triunfo para sentir orgullo por un equipo que dio la cara hasta el último suspiro, que disparó hasta 14 veces a puerta y que en muchos momentos del juego acorraló al Madrid tirando de una bravura grandiosa. El fútbol siempre da revancha... El domingo es y debe ser el día.

Veamos el acta:

(16) Jovetic , Stevan

44
en sustitución del jugador
(11) Correa , Carlos Joaquin
(10) Nasri , Samir 54
en sustitución del jugador
(9) Vietto , Luciano Dario
(20) Machin Perez, Victor 64
en sustitución del jugador
(24) Mercado , Gabriel Ivan

(53') Jovetic , Stevan

Gol
(76') Iborra De La Fuente, Vicente Gol



(6') Mercado , Gabriel Ivan

Amarilla
(61') Iborra De La Fuente, Vicente Amarilla
(72') Jovetic , Stevan Amarilla




+ En el minuto 6 el jugador (24) Mercado , Gabriel Ivan fue amonestado por el siguiente motivo: Sujetar a un adversario.

+ En el minuto 61 el jugador (8) Iborra De La Fuente, Vicente fue amonestado por el siguiente motivo: formularme observaciones en desaprobación a una de mis decisiones.

+ En el minuto 72 el jugador (16) Jovetic , Stevan fue amonestado por el siguiente motivo: Derribar a un contrario en disputa del balón.
Veamos el parte médico:

Joaquín Correa, que fue sustituido en el encuentro de Copa por molestias, no estuvo en la sesión de trabajo. Según informan los servicios médicos del Sevilla FC, el jugador sufre molestias en el tobillo derecho y esta tarde le realizarán pruebas para conocer el alcance de las mismas.

El domingo volveremos a recibir al Real Madrid, esta vez en Liga, a las 20:45.